• July 9, 2022

El Consejo de Seguridad no logra prorrogar la ayuda transfronteriza al noroeste de Siria

El Consejo de Seguridad no logra prorrogar la ayuda transfronteriza al noroeste de Siria

Rusia vetó hoy en el Consejo de Seguridad una propuesta para prorrogar por un año las entregas de ayuda humanitaria de la ONU desde Turquía a unos cuatro millones de personas en el noroeste de Siria, controlado por la oposición.

La resolución, redactada por Irlanda y Noruega, recibió 13 votos a favor, mientras que China se abstuvo.

Un segundo proyecto de resolución, presentado por Rusia y que pedía la renovación por seis meses con una nueva resolución en enero, no obtuvo suficiente apoyo para ser adoptado. Solo Rusia y China votaron a favor. Estados Unidos, Reino Unido y Francia votaron en contra y los diez miembros no permanentes se abstuvieron

Para que se apruebe una resolución se necesitan nueve votos a favor y ningún veto de los cinco miembros permanentes: Rusia, China, Estados Unidos, Gran Bretaña o Francia.

La actual autorización excepcional del Consejo de Seguridad de la ONU para la entrega de ayuda humanitaria a través de Bab al Hawa, el último paso fronterizo que queda en el noroeste de Siria, expira el 10 de julio.

Explicación del voto

Tras la votación, el representante de Rusia, el representante adjunto Dmitry Polyanskiy, dijo que  su consideración primordial era salvaguardar la soberanía y la integridad territorial de Siria.

El representante chino consideró que se debe respetar plenamente el liderazgo del gobierno sirio para resolver la cuestión humanitaria en Siria, y que la ayuda desde otras partes de Siria debe ser el principal canal de asistencia humanitaria. Zhang Jun pidió a los miembros que sigan negociando para intentar lograr un compromiso.

Los representantes de muchos países, incluido Estados Unidos, subrayaron que las agencias necesitan un tiempo predecible para planear las operaciones humanitarias y que una prórroga de seis meses  no es suficiente. 

“Se trata de una cuestión de vida o muerte y, trágicamente, habrá personas que morirán por culpa de esta votación y del país que ha desplegado cínicamente el veto”, dijo la embajadora de Estados Unidos, Linda Thomas-Greenfield, ante el Consejo.

La actual autorización vence el domingo, por lo que los países pueden volver a reunirse para seguir discutiendo. Sin embargo, el embajador ruso dijo a la prensa que únicamente aceptará un texto similar al que planteó hoy. “Si no, creo que se ha pasado la página”, aseguró.

Las necesidades humanitarias de Siria son cada vez mayores

Una mujer viuda carga a su nieto en un campamento de desplazados en la provincia siria de Idlib.

OCHA/Steve Hafez
Una mujer viuda carga a su nieto en un campamento de desplazados en la provincia siria de Idlib.

En 2014, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución que autorizaba las operaciones de ayuda transfronteriza en Siria a través de cuatro pasos en Iraq, Jordania y Turquía. Pero a medida que el Consejo de Seguridad va retirando su autorización, Bab Hawa, en la frontera turca, se ha convertido en el último paso que sigue abierto.

A través de Bab Hawa se puede entrar directamente en la zona de Idlib, el último bastión en poder de la oposición siria. Unos mil camiones transportan alimentos, medicinas y otros materiales a través de Bab al  Hawa cada mes, para cubrir las necesidades de unos 4,1 millones de sirios.

La ONU calcula que 14,6 millones de sirios dependen ahora de la ayuda humanitaria, la cifra más alta jamás registrada.

“Fracaso de primer orden”

La Comisión de Investigación de la ONU sobre Siria advirtió en mayo que sería un fracaso de primer orden si el Consejo de Seguridad no ampliar la autorización para usar el paso.

“La comunidad internacional debe salvaguardar la actual asistencia transfronteriza”, dijo la Comisión.

Antes de la votación del Consejo de Seguridad, un grupo de relatores y expertos independientes* advirtió de que la interrupción de la ayuda “socavaría los derechos de la población que depende del apoyo de la comunidad internacional”.

La ayuda humanitaria no debe utilizarse como arma de guerra, y todas las partes interesadas deben dar prioridad a las necesidades de ayuda humanitaria de la población del país. La vida, la salud y la dignidad de una parte importante de la población dependen de la negociación de la futura resolución”, añadieron.

 

*Los expertos: Sra. Tlaleng Mofokeng, Relatora Especial sobre el derecho a la salud; Sra. Reem Alsalem, Relatora Especial sobre la violencia contra la mujer, sus causas y consecuencias; Sra. Claudia Mahler, Experta Independiente sobre el disfrute de todos los derechos humanos por las personas de edad; Sr. Fernand de Varennes, Relator Especial sobre cuestiones de las minorías; Sr. Livingstone Sewanyana, Experto independiente sobre la promoción de un orden internacional democrático y equitativo; el Sr. Saad Alfarargi, Relator Especial sobre el derecho al desarrollo; la Sra. Cecilia Jiménez-Damary, Relatora Especial sobre los derechos humanos de los desplazados internos; la Sra. Melissa Upreti (Presidenta), Dorothy Estrada-Tanck (Vicepresidenta), Elizabeth Broderick, Ivana Radačić y Merkerem Geset Techane, Grupo de Trabajo sobre la discriminación contra las mujeres y las niñas; Alexandra Xanthaki, Relatora Especial en el ámbito de los derechos culturales; Mr. Gerard Quinn, Relator Especial sobre los derechos de las personas con discapacidad; el Sr. Obiora C. Okafor, Experto Independiente en derechos humanos y solidaridad internacional; y el Sr. Michael Fakhri, Relator Especial sobre el derecho a la alimentación.

Los relatores especiales forman parte de los Procedimientos Especiales del Consejo de Derechos Humanos. Los Procedimientos Especiales, el mayor órgano de expertos independientes en el sistema de la ONU para los Derechos Humanos, es el nombre general de los mecanismos independientes de investigación y monitoreo establecidos por el Consejo para hacer frente a situaciones concretas en países o a cuestiones temáticas en todo el mundo. Los expertos de los Procedimientos Especiales trabajan de manera voluntaria; no son personal de la ONU y no perciben un salario por su trabajo. Son independientes de cualquier gobierno u organización y actúan a título individual.

Leave a Reply

Your email address will not be published.